lunes, 13 de julio de 2015

2.7 niños diarios son abusados sexualmente en Honduras



Tegucigalpa, Honduras
Los sueños de los niños se convierten en pesadillas cuando el abuso entra en sus vidas.
La organización no gubernamental Médicos sin Fronteras mostró que en el 2014 se reportaron en sus clínicas un total de 1,715 casos de abuso sexual.
Sin embargo, lo alarmante de esta cifra es que hay denuncias de niños que fueron sujetos a algún tipo de práctica sexual no deseada a partir de los cero años de edad.
De hecho, del total antes mencionado, el 57 por ciento corresponde a niños entre 0 y 18 años de edad.
Esta cifra deja como saldo un total de 997 niños abusados.
Es decir que diariamente 2.7 pequeños caen en las garras del abuso sexual.
Médicos sin Fronteras menciona que la alarma se da ya que en Honduras solo el diez por ciento de las víctimas denuncian el hecho.
Consecuencias físicas
La jefa de la Sala de Ginecología y Obstetricia del Hospital Escuela Universitario (HEU), Ana Raquel Gómez, expresó que debido a la inmadurez del cuerpo de los menores, las consecuencias físicas pueden ser muy graves.
“Realmente las consecuencias física son graves porque en el caso de las niñas pueden ocurrir los desgarros genitales en donde puede existir bastante sangrado”, explicó la galena.
Añadió que hay casos en donde si los desgarros son muy fuertes, se puede llegar a realizar cirugías reconstructoras de la parte genital del menor.
“Otro de los problemas de una violación sexual es que muchas veces no se conoce la persona ni qué procesos infecciosos puede tener en su organismo”, dijo.
Es allí donde los menores también corren el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual, como sífilis, gonorrea, hepatitis o el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). “El atacante puede transmitirle cualquier enfermedad al que ha sido abusado”, manifestó.
“El cuerpo del niño no está todavía formado, sus órganos todavía están en proceso de formación, entonces es todavía más traumático”.
La profesional recomendó que lo ideal es que al momento de conocer que el menor fue abusado sea llevado a la emergencia de cualquier hospital.
Secuelas psicológicas
El abuso sexual en los niños es tan grande que no termina con la recuperación física del menor afectado, la parte mental es la que carga con el peso de los amargos recuerdos.
Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) menciona que los problemas que vive un niño atacado sexualmente son dramáticos.
El documento advierte que el abuso sexual causa estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral temprano. Los casos extremos de estrés pueden alterar el desarrollo de los sistemas nervioso e inmunitario.
En consecuencia, los adultos que han sufrido abuso sexual en la infancia corren mayor riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales.
Estos van desde los actos de violencia, ya sea como víctimas o como perpetradores, cuadros de depresión, consumo de sustancias perjudiciales a su salud y obesidad debido a cuadros de ansiedad.
También dice que a través de estas consecuencias en la conducta y la salud mental, el maltrato puede contribuir a las enfermedades del corazón, al cáncer y a las infecciones de transmisión sexual.
El estudio considera que más allá de sus consecuencias sanitarias y sociales, el abuso sexual infantil tiene un impacto económico que abarca los costos de la hospitalización, de los tratamientos por motivos de salud mental, de los servicios sociales para la infancia y los costos sanitarios a largo plazo.
El llamado se hace a los padres de familia a mantener una vigilancia permanente así como una comunicación sana y abierta con sus pequeños.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus comentarios

Google+ Badge